“A menudo me preguntan si soy ante todo una novelista o una filósofa. La respuesta es: ambas. En cierto sentido, todo novelista es un filósofo, porque uno no puede presentar un cuadro de la existencia humana sin un marco filosófico… Con el fin de definir, explicar y presentar mi concepto de hombre, tenía que volverme una filósofa en el sentido específico del término.”

Ayn Rand, “Prefacio”
Para el Nuevo Intelectual

© J. Paul Getty Trust. Getty Research Institute, Los Angeles (2004.R.10).

NOVELISTA

Howard Roark. John Galt. Dagny Taggart. Hank Rearden. Los héroes de El Manantial y La Rebelión de Atlas son famosos porque son únicos. Las historias de Rand, llenas de drama y de intriga, muestran a empresarios, inventores, arquitectos, trabajadores y científicos como figuras nobles y apasionadas. ¿En qué otro lugar puedes encontrar un inventor que debe redescubrir la palabra «yo», una joven que desafía una nación comunista, o un empresario que debe hacerse pasar por playboy? ¿Y un filósofo-pirata? ¿Y un arquitecto que es ferozmente egoísta y a la vez enormemente benevolente? ¿Y un hombre que promete parar el motor del mundo —y lo hace—?

Al crear sus novelas, Rand trató de hacer realidad su visión exaltada del hombre y de la vida —«como un faro —escribió— elevado sobre las oscuras encrucijadas del mundo, diciendo: “esto es posible”»-. Para millones de lectores, la experiencia de entrar en el universo de Rand es algo inolvidable.

FILÓSOFA

Para crear sus historias y personajes inusuales, Rand tuvo que definir las nuevas ideas y los nuevos principios que guían a sus héroes. Tuvo que crear una nueva filosofía. «Estoy interesada en principios filosóficos —escribió— solo en cuanto afectan a la existencia real de hombres; y en hombres, solo en cuanto reflejan principios filosóficos». Para Rand, la filosofía no es un tema esotérico, sino una fuerza diaria que da forma a vidas individuales y a la historia humana. Tú debes tener algún punto de vista sobre el tipo de mundo en el que vives, la mejor manera de entenderlo y tratar con él, y a qué debes aspirar a la vida. Tu única opción es si tus premisas filosóficas han sido adquiridas por tu propio pensamiento independiente o absorbidas sin cuestionar de quienes te rodean.

Formalmente, Rand llamó a su filosofía «Objetivismo», pero informalmente ella la llamó «una filosofía para vivir en la Tierra».

En contraste con la idea de que la realidad es un juguete de los dioses, o que varía de persona a persona, el Objetivismo sostiene que los hechos son hechos, independientemente de los deseos o las creencias de nadie. Las cosas son lo que son —y actúan en consecuencia—. La realidad —la naturaleza— es absoluta: «No puedes comerte el pastel y guardarlo a la vez».

En contraste con la idea de que no puedes saber nada con seguridad o que debes guiarte por fe o instinto, el Objetivismo sostiene que puedes llegar a la certeza, pero solo si usas la razón. La razón —la percepción sensorial, los conceptos, la lógica— es tu único medio de conocimiento y tu única guía a la acción exitosa.

En contraste con la idea de que tu vida le pertenece a otros (familia, nación, Dios), a quienes debes obedecer y servir, el Objetivismo sostiene que «tu vida te pertenece a ti, y el bien es vivirla». Tratas con otros no como amo y siervo, sino como compañeros de comercio, intercambiando valor por valor en materia y en espíritu.

En contraste con la idea de que el Estado existe para promover el «interés público», el Objetivismo sostiene que existe para proteger los derechos de cada individuo. El Estado no debería controlar ni las ideas ni la producción: «una separación de Estado y economía, de la misma manera […] que existe la separación de Iglesia y Estado».

ÍCONO

Durante su propia vida, Rand se convirtió en un personaje famoso y controvertido. Autora de best-sellers, ella también llevó su mensaje a las aulas universitarias, a Hollywood, al Congreso, a las páginas editoriales, a programas de radio y televisión. Su presencia sólo ha aumentado desde su muerte en 1982, y su filosofía se ha vuelto cada vez más conocida. Hoy en día, sus libros se venden por millones, y ella es objeto de un documental nominado a un Oscar, un sello de correos de Estados Unidos, carreras universitarias, y una sociedad filosófica dedicada al estudio de su pensamiento.

Impulsados por su visión del hombre como un ser heroico y por la filosofía original detrás de ella, más y más gente —de todos los ámbitos de la vida, de empresarios a estudiantes a profesores a atletas a artistas— está diciendo lo mismo: «Los escritos de Ayn Rand han cambiado mi vida».

CURSO SUGERIDO

CURSO

AYN RAND: LA VIDA DE UNA ESCRITORA

¿Quién fue Ayn Rand? ¿Qué tipo de persona se necesitó para crear los héroes ficticios de La Rebelión de Atlas y El Manantial y desarrollar una nueva filosofía de la razón? Este curso, estilo documental, rastrea la vida de Rand (1905-1982) desde la perspectiva de su objetivo de convertirse en escritora. Fotografías, clips de película y audio de las colecciones personales de Rand animan esta narrativa de su prolífica carrera.

Instructor

INSTRUCTORES DEL AYN RAND INSTITUTE

Duración del Curso

1 LECCIÓN